Atletas que quedaron últimas por ayudarse, son premiadas con disputar final olímpica.

Nikki Hamblin representante de Nueva Zelanda y Abbey D’Agostino representante de los Estados Unidos demostraron que más allá de la competencia esta el espíritu olímpico y el compañerismo.

Ambas competidoras participantes de la prueba de 5 kilómetros se encontraban a mitad de la competencia cuando Nikki Hamblin tropezó tras intentar evadir a una competidora lo que ocasiono que Abbey D’Agostino chocara posteriormente con Nikki.

Hamblin no dudo en levantarse pero antes de seguir decidió ayudar a la estadounidense Abbey D’Agostino. Ambas se ayudaron mutuamente y lograron llegar a la meta.

Ambas competidoras lograron llegar a la meta. Hamblin (Nueva Zelanda)  llegó en el penúltimo lugar mientras que Abbey D’Agostino (Estados Unidos) llegó en el último lugar. Esta última competidora era una de las candidatas a llevarse una medalla en Río 2016, producto del choque tuvo una torcedura del tobillo y se encuentra en recuperación para poder llegar a la definición de la final.

A pesar de haber llegado en los últimos puestos. Los equipos de ambos países (Estados Unidos y Nueva Zelanda) apelaron justificando que un problema externo fue lo que perjudico seriamente su participación.

Luego de esto la organización de los Juegos Olimpicos Río 2016 decidió darles el pase a la final de 5000 metros y asimismo destaco la actitud de ambas deportistas pues destacan lo que en verdad se busca encontrar el espiritu olimpico y por sobre todo el juego limpio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *